Saltar al contenido

Tratamiento del Autismo – Cómo Controlar las Rabietas en Niños con Autismo

El intenso grado de sensibilidad que muestran los niños con autismo así como su incapacidad para expresarse y mantener una conducta social normal, hace que, ante la imposibilidad de conseguir algo o la sensación de sentirse excluidos aparezcan momentos de rabietas que pueden ser muy desafiantes para las personas que se encuentran alrededor. Sin embargo es importante saber actuar ante las conductas agresivas y complicadas.

Primeramente hay que entender cual es  el origen de este tipo de conductas negativas, generalmente motivadas por una sensación de frustración, o imposibilidad de poder expresar lo que necesitan. Las rabietas les sirven para descargar su nerviosismo y llamar la atención sobre aquello de lo que no son capaz de expresar con palabras.

Todo bajo control

La clave para reducir este tipo de conductas consiste en prestar atención a todo aquello que el niño se esfuerce por expresar o detectar aquellos estímulos que desencadenan cierto grado de negatividad. Hay determinadas conductas o situaciones que pueden generar un estado de nerviosismo e intolerancia. Una observación minuciosa y predeterminada puede ser de gran ayuda para detectar y evitar las rabietas.

Es muy importante no ceder ante un berrinche incontrolado, pues de lo contrario se generará una conducta que hará que el niño utilice las rabietas para conseguir aquello que quiere. Si no somos capaces de solventar el problema es mejor dejarlo pasar hasta que podamos enseñarle a controlarlas. Con paciencia y algunas técnicas de aprendizaje las conductas negativas remitirán y el niño aprenderá a conocer sus límites.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *