Saltar al contenido

Terapias para el Autismo con Perros

Terapias con perrosEstudios recientes han demostrado la efectividad de realizar terapias con perros para niños autistas. Gracias a la interacción que se produce con el perro, el niño adquiere un rol determinado mediante el cual pone en funcionamiento la capacidad de efectuar mandatos fáciles como mandar al pero que se sitúe en un lugar determinado o que se siente.

Por otro lado se pone en marcha un mecanismo en el cual intervienen  las emociones, lo cual da lugar a que el niño, en lugar de experimentar el temor del principio hacia la figura del perro, transforme el miedo en afecto.

El surgimiento de conductas de afecto

Los beneficios de la terapia con perros, van más allá de un mero aprendizaje, ya que el niño, mediante el contacto diario con el perro comienza a establecer un fuerte vínculo afectivo que lo lleva a generar conductas afectivas, mediante las cuáles aprende a satisfacer las necesidades del animal, dándole de comer, lavándolo  y jugando.

Además gracias a éste fuerte vínculo el niño comienza a experimentar una sensación de curiosidad ante la realización de nuevas tareas, lo cual acelera su ritmo de aprendizaje con el entorno. Ahora, el niño es capaz de entender aún mejor  lo que sucede a su alrededor, y de conocer las necesidades de las personas de su entorno.

Los niños autistas necesitan de ciertos estímulos que les ayuden a comprender y que les otorguen cierta autonomía para tomar decisiones en una situación determinada. La terapia con perros es una excelente forma de mantener su menta activa y de desempeñar un papel fundamental para mejorar su desarrollo personal e intelectual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *