Saltar al contenido

El Lenguaje Ecolálico

El lenguaje de una persona con autismo no esta falto de una serie de peculiaridades, originadas por su dificultad para expresarse y comunicarse con otras personas. En estos casos, las personas autistas utilizan un lenguaje ecolálico.

Las ecolalias, se caracterizan por una repetición continuada de determinadas frases o palabras. Esta repetición puede darse en un espacio determinado de tiempo, o en cualquier momento del día, son las llamadas ecolalias temporales.

Lo más curioso de este tipo d lenguaje, es que mientras que el niño autista es capaz de repetir de forma sistemática las frases o palabras de un adulto, ellos son incapaces de producir un lenguaje propio por sí mismos.

Transformando el lenguaje ecolálico

Dentro de las particularidades del lenguaje ecolálico en el autismo, nos encontramos con que proporciona una importante ventaja a aquellos niños que lo utilizan, y es que a través de él, consiguen expresar lo que quieren en un determinado momento. Es una forma primaria de lenguaje, que les puede ayudar a mejorar y a crear sus propias frases.

Existen varios métodos que ayudan a que el niño mejore su lenguaje a través del lenguaje ecolálico, consiguiendo que este sea mucho más avanzado y creativo. Una de las técnicas consiste en centrar la atención en el sentido de una palabra y en su papel dentro de una frase, modificándola de forma que el niño desvíe su atención hacia las modificaciones que se van realizando.

Se trata de una forma de lenguaje activo que resultará beneficiosa para el aprendizaje y el desarrollo de nuevas palabras que le ayuden a establecer poco a poco una comunicación más fluida y variada.